Translate

14 de abril de 2014

Museo de Galileo

Ubicación: Museo Galileo, Piazza dè Giudici, 1, 50122 Florencia, Italia

En Florencia hay un museo muy especial, uno de los mejores en su género, además... el Museo de Galileo, también conocido como Museo de Historia de la Ciencia. 


MuseoGalileo18


Está dedicado a Galileo Galilei, el astrónomo enjuiciado por la Santa Inquisición (que sería muy "santa", pero también muy ignorante, intolerante y muchas más cosas que mejor me callo). 

Galileo defendía las ideas de Copérnico, quien acuñó la teoría del heliocentrismo, es decir, que la Tierra y el resto de planetas de nuestro sistema giran alrededor del Sol. 

MuseoGalileo19


No sólo fue "eso", que ya es muchísimo, sino que lo demostró sirviéndose de los rudimentarios telescopios que se empezaron a construir en los Países Bajos  y que él mismo se encargó de desarrollar y perfeccionar, hasta el punto de que también se hizo famoso por la calidad los mismos, recibiendo encargos de muchos otros científicos europeos. Un instrumento que hoy en día sigue siendo básico para aficionados y profesionales de esta rama de la ciencia. 


MuseoGalileo24


Entonces Galileo no tenía que trasladarse en busca de un cielo oscuro, sin contaminación lumínica, porque las noches en la ciudad no tenían nada que ver con las actuales. De hecho tan sólo subiendo al campanario del Duomo demostró a los senadores de la ciudad lo que se podía ver a través de sus lentes. 

Un hombre que a principios del s. XVII describió con todo lujo de detalles la superficie de la luna (sus cráteres, sus valles, sus montañas...), afirmó que la Vía Láctea consta de un gran número de estrellas, e hizo un gran descubrimiento: las cuatro lunas de Júpiter. Un gran logro teniendo en cuenta los medios!!

MuseoGalileo25
Vitrina con los objetos que el propio Galileo manejó en sus observaciones. Fascinante que estén ahí, seguramente se podrían volver a utilizar aunque tuviéramos que trasladarnos al desierto del Sáhara para encontrar cielos realmente oscuros. 

Por estos logros primero fue encumbrado, nombrado matemático y filósofo oficial del gran duque de la Toscana, pero también por esta resonancia y fama despertó la envidia de sus enemigos. 

Le llamaron ateo, le reprocharon el comportamiento indigno de la Iglesia... y finalmente le obligaron a abjurar de todo lo que había defendido y probado científicamente durante toda su vida. 

Dicen que en ése momento, cuando se tuvo que arrodillar sobre un hábito blanco de penitencia en presencia de los inquisidores (humillación pública), musitó en voz baja "y sin embargo se mueve". Quién sabe si se atrevió a hacerlo. 


MuseoGalileo28

Hasta 1993 (sí, tan tarde), no se retiró de forma pública la excomunión de este gran hombre. Qué obstinada es la Iglesia Católica, qué prepotente, qué poco dada a reconocer errores e injusticias que son enormes, flagrantes. 

Sus últimos 32 años los vivió en la ciudad del Arno, y fue aquí donde levantaron un monumento a su figura en la iglesia de la Santa Croce, y con el tiempo se dio apertura a este precioso museo en el Palacio Castellani, junto al río, donde podréis ver algunos de los auténticos telescopios de Galileo, y una gran colección de muchísimos ejemplares más de éste y otros instrumentos relacionados con la astronomía y la observación del cielo. 

MuseoGalileo8

MuseoGalileo2

MuseoGalileo6


También hay planetarios, globos terráqueos para todos los gustos y grandes mapamundis. Un sitio muy viajero!!  



MuseoGalileo15

MuseoGalileo47


MuseoGalileo7

MuseoGalileo14

MuseoGalileo35


Aunque la entrada me costó 7 € y eso con un descuento de 2 € por presentar el ticket de entrada de la Galería de los Uffizzi (de 3 o 4 días antes), me gustó muchísimo. 
Lo disfruté a placer, prácticamente sola en muchas estancias, y quizá por eso también me pareció íntimo y relajante. Como un refugio que admirar tranquilamente, donde soñar tranquilamente. 


MuseoGalileo44


Puede ser una buena alternativa para escapar de la lluvia, y desde luego es un imprescindible si os gusta la astronomía. 

MuseoGalileo42
Leer más...

7 de abril de 2014

Hoi An, la antigua Faifo

Ubicación: tp. Hội An, Quảng Nam, Vietnam


Hoi An es una de esas visitas imprescindibles a realizar en Vietnam, aunque sólo sea porque es de las pocas poblaciones que conserva la arquitectura tradicional, dado que el resto fue arrasado en las sucesivas guerras que este país ha sufrido a lo largo de su historia (y dicho sea de paso, las reconstrucciones no han recuperado el pasado). 


HoiAn33

La antigua Faifo, como la llamaban los comerciantes occidentales, fue un gran puerto comercial entre los siglos XV y XIX. Hasta aquí llegaban barcos procedentes de prácticamente todo el mundo dispuestos a comprar la preciosa seda por la que era famosa Faifo: papel, porcelana, té, azúcar, melaza, nueces de areca, medicina china, pimienta, e incluso ¡cuernos de elefante! Son sólo algunos ejemplos de la larga lista de mercancías disponibles. 

También los piratas del mar de China intentaban hacer sus incursiones, aunque es cierto que era un puerto bien resguardado al no dar al mar directamente.  

HoiAn17


HoiAn28
Conos de incienso en la pagoda de Puoch Kien, dedicada a la diosa Thien Hau, protectora de marineros y pescadores. La gente da un donativo para quemar un cono y escribe en la tarjeta amarilla sus peticiones o deseos, además de su contribución.  


Hoy en día cuesta imaginar aquél trasiego de mercancías y gentes, seguramente apresurado, atareado. Porque prisa, lo que se dice prisa, no hay en este precioso y relajante pueblo... 


HoiAn72

En realidad no hace tanto tiempo de aquéllo, en términos históricos, pues fue en el s. XIX cuando el río Cai, que comunica a la ciudad con el mar, fue encenagándose hasta no permitir que los barcos de gran calado pudieran llegar a puerto. Y poco a poco todo eso se acabó. 
Más tarde la línea de ferrocarril que comunicaba Hoi An con otros puntos de Vietnam se vio destruida por un gran tifón, y tampoco fue arreglada. 
Vamos, que poco a poco se fue quedando aislada y un poco abandonada a su suerte... 

HoiAn74


Pero aún suenan en sus calles los ecos de muchos idiomas, y la actividad mercantil continúa activa aunque a menor escala y por motivos diferentes: hoy en día es un punto turístico de primer orden en Vietnam, y siguen haciendo gala de los productos que antaño llamaban a los comerciantes: telas y sastres (te puedes hacer confeccionar un traje a medida por muy poco dinero y en unas horas), farolillos de papel y de seda, cerámica, artesanía en madera, canela... y un sinfín de cosas más se exponen ante los visitantes en los bajos de sus cuidadas casas. 


HoiAn51


HoiAn39


HoiAn50

Porque estamos en un sitio que es Patrimonio de la Humanidad, señores, y se nota que lo cuidan. 
El tráfico rodado (excepto motos) está prohibido en el centro histórico, lo cual permite pasear a placer... y se pueden visitar algunas casas de dicho centro, comprando una entrada cuyos beneficios se destinan a la restauración de las mismas. 

HoiAn45

HoiAn27
El patio de la pagoda Puoch Kien



Mmmm... ¿qué recuerdo de Hoi An? 
Un calor aplastante (mes de agosto), un sol implacable del que no se podía huir porque apenas hay portales o soportales en los que guarecerse. Combinado con un altísimo grado de humedad que hace que todo tú estés empapado constantemente, deshidratándote sin parar. 
Prueba de ello es la indumentaria que usan gran parte de las mujeres jóvenes, cubriéndose la piel al máximo posible. Aunque no podemos olvidar que la piel "blanca" es su objetivo, un ideal de belleza, lo que más se valora estéticamente y por lo que se admira a una mujer (y nosotras empeñadas en broncearnos, ¡qué mundo!). La explicación de antaño es que la piel clara denota una vida de adineradas, lejos del campo y de las labores al sol. Yo creo que hoy en día ya no es eso, sino el ideal estético al que las mujeres se someten en muchos países del mundo, como la delgadez en el mundo occidental. 

HoiAn95

Los atardeceres eran rapidísimos y no refrescaban el ambiente prácticamente nada, aunque la noche daba una mínima tregua. 

Pero también recuerdo la tranquilidad, los paseos a los que he hecho alusión, la escapada a la playa para bañarnos en ése mar de la China de aguas calientes (es como bañarse en sopa!) y observar cómo los vietnamitas disfrutan de su ocio en el agua, bien pertrechados de chalecos salvavidas y con alguna prenda de ropa puesta. 
Por cierto, para ir a la playa se puede hacer de varias formas (no hay transporte público, o no lo había en el año 2009): bici, moto o a pie. Está  a unos 3 km del pueblo pero bajo ése sol de justicia hay que llevar agua e ir bien protegido! Otro modo es alquilar un vehículo privado si sois varios. 
Excepto vuestros pies, todo se puede alquilar, regateando al máximo posible. 

HoiAn76

HoiAn82

HoiAn91

Playas magníficas las de este litoral, que sin embargo mucho me temo estarán ya llenas de resorts (yo fui en el año 2009 y había mucho en construcción). 

Recuerdo también, je, je, una mariscada riquísima y a un precio más que razonable en un tranquilo restaurante al que acude (o acudía) el mismísimo Mick Jagger, entre otros famosos de Hollywood que hacen de éste su lugar de escape. 
Sí, Hoi An es tranquilo hasta para los famosos del cine y la música. 

Y repasando las fotos, me encuentro con que tengo muchas malas o malísimas, seguramente producto de aquél calor, je, je... pero las que son salvables están llenas de color. Todos los colores del Arco Iris, en aquéllos farolillos, en el mercado junto al muelle donde todas las mañanas se descarga el pescado del día para venderse junto a las flores, frutas y verduras, en las barritas de incienso omnipresente hasta en las fachadas de las casas. Colores por todas partes.  


HoiAn48

HoiAn69

HoiAn64


HoiAn59

Estatua que da la bienvenida al puente japonés, uno de los puentes más famosos de Vietnam. 



Y también son fotografías de gente, sobre todo gente mayor. Quizá sea uno de los lugares de este país donde más ancianos pude ver, y es que en Vietnam no abundan mucho teniendo en cuenta que la guerra con EEUU se llevó por delante a una buena porción de la población joven. 
Qué habrán visto esos ojos... 


HoiAn68


HoiAn61


HoiAn49
El barbero, "fresquito" sin su camisa, en plena faena... 

HoiAn100
Quitándose la canas con las pinzas... sí, sí, la leyenda urbana ésa de que te quitas 1 y salen 7 allí no se la creen ;)


Bueno, pues por aquí os dejo mi mirada de Hoi An, que no es del todo fiel, pero con el ánimo de recomendaros un par de días para descansar en este tranquilo pueblo-ciudad, si viajáis a este país. Un antaño famoso e importante puerto comercial, Faifo.

HoiAn73
Red de pesca sobre el río Cai. Al anochecer la sumergen en el agua, para levantarla de madrugada y recoger lo que haya caído.   
Leer más...

31 de marzo de 2014

Los puentes del Arno

Ubicación: Florencia, Italia
Siempre me han gustado los puentes. Quizá porque comunican una orilla con otra, o porque está prohibido fotografiarlos en muchos países (aquéllos en los que los gobiernos aún viven con las historias de espías y estrategia militar en la cabeza... y a lo mejor no les falta razón, quién sabe, las cosas pueden dar un vuelco y si no mirad a Ucrania), o porque tienen un no sé qué en sus formas, o porque desde ellos hay muchas perspectivas de un mismo sitio y sobre todo la posibilidad de contemplar cómo el agua corre bajo tus pies. 

PuentesArno46


Nocturnas55

En Florencia hay una buena muestra de puentes, de distintos estilos, y uno de los más famosos, quizá, del planeta: el Puente Vecchio. 

Pero no me voy a quedar sólo en esta curiosa construcción que parece casi de todo menos un puente, sino que voy a hacer un repaso a todos los que alcancé a cruzar. Porque en todos y cada uno de ellos me paré a contemplar el río Arno, a fotografiar cómo se ve la ciudad encaramada a ellos, y también a sentarme un rato y ver el trasiego de los que van y vienen, de los novios japoneses haciéndose fotos para el álbum de bodas...

Sí, pasan cosas en estos puentes y no sólo en el Vecchio, así que os invito a dar una vuelta por todos ellos :-)

Pero venga, vale, vamos a empezar por el famoso y desde luego más singular

Puente Vecchio 

Es el único verdaderamente antiguo, el único que fue respetado en 1944 por las tropas nazis (y contra todo pronóstico). Todos los demás fueron bombardeados. Así, durante un breve periodo del siglo XX, los florentinos de ambas márgenes quedaron comunicados sólo por un puente, como antaño. 
Porque sí, parece ser que éste era el único puente en la época de los romanos, allá por el 120 d.C. 
No tenía nada que ver con el actual, ni se llamaría así tampoco, pero era éste el lugar de paso, y eso tiene su valor ¿no?. 
Las crecidas del Arno se lo llevaban por delante en cada ocasión, así que tenía que ser reconstruido. Reconstrucciones que fueron mejorando siglo a siglo, con el uso de nuevos materiales y técnicas arquitectónicas, más resistentes, más duraderas... y llegó a mantenerse en pie hasta 100 años seguidos. Pero de nuevo el Arno se lo llevó por delante. 
Fue en 1345 cuando una reconstrucción más acertada fue la base del actual puente. 

Hoy en día parece una especie de comunidad de vecinos agujereada por debajo, si se ve desde el exterior. Por eso decía antes que no parece un puente... 

PuentesArno19

PuentesArno31

PuentesArno6

Desde el s. XIII alberga comercios. En sus inicios eran más los pescadores y curtidores, ambos oficios dependientes del agua, pero al final resulta que fueron los carniceros los que ocuparon prácticamente todo el espacio. 
Por cierto, echaban los desperdicios al río. 
¡Y cuántas veces había yo pensado en este puente cuando leía la famosa novela de El Perfume!! 

PuentesArno5

El gran duque Fernando I, ya en el s. XVI, expulsó a los carniceros porque tanto él y su corte como los extranjeros que visitaban la ciudad por aquél entonces utilizaban el puente para ir de la Galería Uffizzi al Palacio Pitti, y el olor y suciedad les molestaban. 

PuentesArno11
Tramo central del Puente Vecchio, el Puente Viejo


Fue entonces cuando se establecieron aquí los joyeros y orfebres. Y allí siguen. Una hilera de escaparates de oro y piedras preciosas que me trajo recuerdos de los Bazares de Oriente como el Gran Bazar de Estambul, o el de Isfahan o el de Kermán en Irán, por sus relucientes escaparates, emisores de luz, emisores de sueños de grandeza, riqueza y quién sabe si de poder. 
Personalmente no me gustan esas joyas, muchas de las piezas exhibidas me parecían grandes horteradas, y nunca puedo evitar pensar que lo que ahí veo es el oro que provoca fiebre de deseo y los diamantes que aún hoy son extraídos a cambio de dolor, sufrimiento y sangre humana, en otras latitudes.   

PuentesArno76


PuentesArno15
El Corredor de Vasario desde la orilla de enfrente. El duque expulsó a los carniceros del Puente Viejo porque ése era su camino para ir a la Galería Uffizzi.


Si andamos hacia la Galería Uffizzi por el Corredor de Vasario, y continuamos por la estrecha acera junto al río, llegamos a otro puente más humilde, el Ponte alle Grazzie

Nocturnas14

Éste era mi camino para llegar a la Plaza de Michelangelo.  Es un puente bastante solitario, tranquilo, quizá funcional, abierto al tráfico... pero desde aquí hay muy buenas vistas del Vecchio así que no hay que dudar en acercarse. 

PuentesArno60
Curiosa estatua en el centro del Ponte alle Grazzie... ¿una alusión a los suicidas, o simplemente al camino?

Si andamos en dirección contraria, también partiendo del Vecchio, nos encontramos con al menos 3 puentes más, cada uno con su "aquél". 

El primero es el Ponte Santa Trinitá, reconstruido después de la destrucción nazi recuperando las piedras que habían caído al río y reemplazando las perdidas en la misma cantera que las originales. 

Me gustaba mucho este puente, tenía una vida más tranquila que el Vecchio, pero tenía vida. Italianos que iban a ver el atardecer sentados en el murete, chicas que llegaban en bicicleta y se sentaban a leer un rato, turistas de todas las nacionalidades que se acercaban a hacer fotos, florentinas que se encontraban y paraban a compartir el último cotilleo del día...  

PuentesArno48

PuentesArno25

PuentesArno30


Un puente que te da la bienvenida con preciosas estatuas que simbolizan las cuatro estaciones, es bonito. 
La cabeza de Primavera se encontró en el río en la década de los 60 del pasado siglo. 

PuentesArno69

PuentesArno40


PuentesArno41

Un puente de arcos elípticos, de entre 29 y 32 m. de ancho. Arcos generosos bajo los que discurren los aficionados al remo. 
Ida y vuelta, con el mismo ritmo, la misma velocidad hipnotizadora. Ves cómo el puente les engulle para aparecer unos segundos después por el otro lado... 
Me gustó este puente. 

PuentesArno81

PuentesArno34
Puente alla Carraia, desde el Santa Trinitá. 



Si continuamos, llegamos al Ponte alla Carraia, el Puente Nuevo, el segundo puente de la ciudad, que también fue volado por los aires. Se reconstruyó en 1948 respetando la estructura del anterior. 

PuentesArno62

PuentesArno91



Y después, el Puente de Americo Vespuccio, nombre que nos recuerda al explorador que a su vez nombró a todo un continente, América. 
Quizá el más reciente, de líneas indiscutiblemente modernas y sencillas, en sí mismo no parece tener mucho atractivo. Los peatones cruzan con prisa, y el grueso del tráfico rodado entre las dos orillas discurre por aquí... 
Lo descubrí por causalidad, cuando el autobús en el que me dirigía a San Gimignano tomaba este camino para salir de Florencia.

Mirando por la ventanilla, me llamaron mucho la atención las vistas. Justo delante del puente hay una obra que hace que el río caiga en un escalón, y una especie de terraza llamada Pescaia di Santa Rosa, junto a la Iglesia de San Frediano in Cestello. 

No hay mucho sitio para estar allí, pero aun así una tarde-noche me fui, planté el trípode y tomé unas fotos mirando a los otros puentes. Y es casi la última imagen que me llevé de Florencia, en soledad y tranquilidad, de esta preciosa ciudad italiana.  

Desde Ponte Americo Vespucci

Nocturnas64_ma

Y al fondo, el puente Veccio

Leer más...