23 de marzo de 2015

Mausoleo de Abakh Khoja

Ubicación: Kasgar, Prefectura de Kasgar, Sinkiang, China



Seguro que os estáis preguntando ¿pero dónde coj... está este sitio? 

El Mausoleo de Abakh Khoja es un rincón cercano a Kashgar, la mítica parada de Asia Central en la que confluían la mayoría de itinerarios de la Ruta de la Seda. 

Kashgar-8


A tan sólo 5 km del centro de la ciudad, en la aldea de Haoghan, este es un sitio de atractivo turístico local dado que por lo visto es uno de los lugares más sagrados de Xingiang desde el punto de vista musulmán. 


Le apadrina una preciosa historia de amor. El emperador Quianlong, de la Dinastía Qing, tuvo entre sus 41 concubinas una joven uigur, la única de esta etnia (pueblo originario de Xingiang, poco tienen que ver los chinos han de la costa este y esto les ha llevado a reivindicar su diferencia y expectativas de independencia. Cada cierto tiempo hay conflictos en la zona, aún hoy en día). 

La leyenda dice que ella vivió 28 años en Pekín y cuando se acercó la hora de su muerte, pidió que la enterraran en su tierra natal. Por cierto que su muerte no fue natural ni accidental... dicen que la Emperatriz viuda y celosa la instigó al suicidio cuando tuvo un hijo que podía hacer sombra al suyo propio en la sucesión al trono. 

Sus deseos fueron respetados y la trajeron aquí, a este enorme mausoleo de la familia Abakh Khoja. 
Sin embargo, los arqueólogos dicen que no, que no la hicieron caso y está enterrada en la Tumba Qing del Este, cerca de Pekín. 


Kashgar-9
La tumba que dicen es donde está enterrada la concubina del emperador chino está adornada con azulejos de flores azules y blancas. 


Mmmm... en sitios como este nunca se sabrá si la leyenda es sólo eso, una leyenda, o los "científicos" propagan la versión que el Gobierno chino quiere que se escriba en los libros de la historia, dado que en este caso si la leyenda fuera verdad se trataría de una concesión a la etnia uigur y su deseo de independencia, o al menos de querencia a su tierra.

Sea como fuere, el lugar es precioso, con un gran parque al lado donde se cultivan con mimo todo tipo de árboles frutales y plantas, y sobre todo el edificio principal, revestido de azulejos de brillantes colores aunque algunos han sido robados :(  y preciosas columnas de madera policromada


Kashgar-7


Kashgar-11



¿Y quién fue Abakh Khoja, a todo esto? pues un líder musulmán de la región. Y en el interior de este mausoleo hay ni más ni menos que 73 tumbas de miembros de su familia... ¡todo un cementerio, un pueblo! 





Kashgar-12


Como he dicho antes, hasta aquí se acercan muchos turistas locales, y tanto es así que da para que haya un puesto donde te alquilan disfraces de rey o noble chino, turkomano o de concubina exótica, para que te hagas una foto con o sin camello (el animalito es de verdad) delante de la fachada del mausoleo. 
El gusto kitsch que tanto les gusta a esta gente, je, je. La verdad es que nos echamos unas buenas risas aunque yo, personalmente, no pasé por el aro porque nunca me ha ido mucho eso de disfrazarme. 


Leer más...

16 de marzo de 2015

Las salinas de Maras

Ubicación: Maras, Perú


Un rincón del Valle Sagrado de los Incas como éste merece un post propio en el blog. 

Hacía tiempo que lo había visto en algunos blogs, y tenía muchas ganas de estar allí, de verlo con mis propios ojos. 

Empezamos esa mañana bien temprano haciendo una parada previa en el pueblo de Maras

Era el día en que los escolares se reincorporaban a las clases después de sus vacaciones invernales, y la quietud de la mañana se interrumpía con sus pasos apresurados. Caras somnolientas pero sonrientes. Me sorprendía lo silenciosos que son allí frente al bullicio de las escuelas españolas. 


Moray


Paseamos, simplemente para admirar sus calles de claro sello inca y colonial al mismo tiempo. 
En los escudos de los dinteles de las puertas el sol y la luna, dioses incas, se entremezclan con las cruces cristianas. 

Moray


Moray


En cuanto veía algo de horizonte al fondo de las calles rectilíneas, los nevados saludaban resplandecientes. El día era soleado, luminoso, no muy frío, perfecto. 


Moray


Moray


Moray


Moray


Los vecinos se saludaban, recién levantados, y algunos ya faenando en sus quehaceres, como aquella casa en obras de patio presidido por el retrato de una pareja, acaso los padres, acaso los abuelos.


Moray

Moray

Y los sempiternos carteles electorales llenaban las esquinas estratégicas para la mirada de los futuros votantes. Alguno también nos recordaba que  a tan sólo 5 km se halla Moray, un centro cósmico para la imaginería inca. 


Moray

Moray

Peru-103


Pero también es cierto que mi cabeza andaba ya pensando en "ése" sitio que quería ver: las salinas de Maras. Y un rato después allí estábamos. 


Recuerdo que la carretera empezaba a descender y de repente pareció que la montaña estaba nevada, o que desaparecía para dar paso a una fantasía blanca y, mirando con más atención, llena de colores.


Maras


Más de 3.000 pozas, comunicadas por canalillos donde circula el agua que brota de las entrañas de la tierra con la sal que más tarde quedará para ser recogida, gracias a la acción del sol. 

Paredes casi verticales, que te hacen preguntarte cómo se sostiene todo aquello. 


Un deseo: verlo de más cerca, sumergirte en esa locura, dejar que su luz te invada, fundirte en esa superficie que aparenta ser suave. 

Un pequeño temor: ser achicharrado por el efecto espejo del sol, caer en una piscina y que la sal te corroa la piel (me he puesto dramática, sí). 


Maras


Estas pozas se heredan familiarmente desde que el encomendero Pedro Ortiz de Orue, fundador de Maras, los distribuyó entre los pueblos de la zona en el siglo XVI


Maras


Un sistema de explotación a pequeña escala que está perfectamente organizado. Cada familia trabaja en sus pozas en días alternos, para dar tiempo a que se llenen de agua y ésta se evapore, y para no estorbarse mutuamente en el esforzadísimo trabajo que implica estar allí, rascando, llenando sacos y transportándolos sobre la espalda hasta la salida para poder cargarlos en sus vehículos. 


Maras

Salinas de Maras

Parece increíble, pero sólo un pequeño manantial, apenas un reguerillo de agua, alimenta esos miles de terrazas. En concreto, fluyen 20 litros por minuto. 




Maras


Maras
Atrapado


Maras


Hoy en día no sólo la venden al por mayor, sino que han sabido adaptarse a los tiempos modernos con el empaquetado y venta de sal "gourmet", en varios formatos. 
Sí, no me resistí a llevar unos paquetes de recuerdo y hoy todavía disfruto muchísimo de las ensaladas sazonadas con la sal de Maras, porque además es que está muy buena, así que si vais por allí no dudéis en hacer hueco para este souvenir :)


Maras

Maras

Maras


Paisaje lunático, que no lunar. 
De cerca parece que estés en otro mundo, un mundo paralelo al nuestro, un escenario de película, "otra cosa".

No os tengo que explicar lo que disfruté haciendo fotografías en un lugar como este ¿verdad? 


Maras


Maras


Maras


Maras

Maras


Consejos para la visita, al menos en día soleado: gafas de sol, sombrero, crema solar, y a correr... bueno, a correr no, que os podéis caer, je, je. 

No se pueden recorrer en su totalidad, sólo dar un paseo por el caminito de la parte superior. 
Si sois más comodones os podéis quedar en el mirador, un balcón al que se accede desde la entrada y después de atravesar las tiendas donde venden sal y otros productos (también agua y otras bebidas). 

Pero os recomiendo vivamente que bajéis a ver de cerca las terrazas, sus colores y la sal. 
Eso sí, el camino es muy estrecho y puede ser resbaladizo así que mirad bien dónde y cómo pisáis cada vez que os mováis de posición. 


Leer más...

13 de marzo de 2015

Escapada Low cost en Madrid

Ubicación: 28491 Navacerrada, Madrid, España






Refugio-2



Cuando Denys, compañero de Madrid Travel Bloggers, y blogger de Viajamosjuntos propuso irnos un fin de semana a hacer una caminata nocturna con raquetas de nieve aprovechando la luna llena... no me lo pensé dos veces. 

Igual tenía que haberlo hecho (lo de pensármelo), porque muy montañera, lo que se dice muy montañera, no soy... Me gusta andar por el monte, que no es lo mismo, y tengo algo de resistencia pero no para tirar cohetes. 
El muy cuco nos dijo que sería muy fácil, casi todo llano... pero bueno, a no ser que hubiera dicho que iba a ser muy duro, no habría dejado de apuntarme ;) 

Los planes incluían dormir en un refugio de la "sierra de Madrid" (qué prepotentes somos, ya que en esta sierra se dan cita hasta 3 provincias del país), y practicar o iniciarnos en el esquí de fondo al día siguiente. 
Ah! y zamparnos un cocido en Rascafría antes de volver a casa :)
Planes irresistibles, vamos. 

Y todo por... 45 € + transporte (coche, bus o tren hasta Cotos). 
Así que allá que nos fuimos 11 bloggers y una finlandesa courchsurfer recién aterrizada en Madrid que aportaron los chicos de Algo que recordar

Viernes

19.30 h., Puerto de Cotos. Quedamos en el parking. Habíamos salido de Madrid con una más que agradable temperatura primaveral y al llegar... mucho frío, aunque sin nieve y un cielo despejadísimo. 

La subida al Puerto de Navacerrada y la continuación hasta el de Cotos fue preciosa con el sol ya puesto tras las montañas, el cielo teñido de colores azules y violetas... 

Mientras llegaban unos y otros, nos comimos un bocata y alguna cosilla más antes de subir, ya que teníamos por delante varias horas de caminata. 
En eso que llegan también los chicos de Geoexplorers, una empresa que ofrece servicios de guía y material para hacer muchas actividades en la naturaleza, y entre ellas "Raquetas a la luz de la luna", actividad que viene a costar 17€/persona incluyendo el material.

Ellos nos guiarían y cuidarían de nosotros en la montaña, además de aportar las raquetas, consejos y explicaciones acerca de la sierra de Guadarrama y el Parque Nacional en el que estábamos.
Podéis confiar en ellos, son grandes profesionales y muy majos! ¡un placer!! 


Guadarrama-45


Mientras preparaban el material, observamos cómo una preciosa luna, enrojecida por el sol que se había puesto un ratito antes, emergía del lado de Rascafría. 


20.30 h. aproximadamente, con algo de retraso porque -increíble pero cierto- Denys y Kate se habían perdido en la carretera, ji, ji, ji... Estábamos ya preparados, las raquetas ajustadas a nuestras botas, las explicaciones básicas sobre cómo andar con ellas también, la descripción de la ruta y su duración, también... 



Guadarrama-46


Ahí Pablo, nuestro guía, se marcó una bromilla. Nos dijo que volveríamos a eso de las 2.00 a.m., después de subir a la laguna de Peñalara y volver dando una buena vuelta. Es decir, unas 5 ó 6 horas... casi el doble de lo comentado. 

Ya estaba oscuro cuando lo dijo y las caras no se veían bien, pero se hizo el silencio. Luego vinieron las risillas, ya sabéis, esa risa floja que le entra a uno mientras piensa:  ¿pero quién me manda a mi venir...? y un segundo después en fin, ahora ya no me puedo echar atrás... 

Eh, también pensé y me imagino que no fui la única: Denys, cabrón, no nos dijiste eso!!

El frío también se nos quitó en ese momento, más o menos, je, je. 

Total, que empezamos a subir hacia la laguna de Peñalara. No había ya tanta nieve, pero sí bastante como para ir con las raquetas. 
Curioso invento éste... una vez que controlas un poco el movimiento que has de hacer según si subes o bajas, es genial porque te agarran a la nieve y hielo ahorrándote mucho esfuerzo. 

Subimos sin mayor novedad hasta el circo de la laguna. 
Una visión preciosa, perfectamente iluminado por la luna llena. 
Es una luz diferente, con la nieve ejerciendo de "espejo". Como si llegas a otro planeta (y lo digo yo, que he estado en otros planetas, ja, ja, ja). 

Llevábamos ya un buen rato con los frontales apagados... y ya os he contado en otras ocasiones lo genial que es andar en la noche así, cuando las condiciones lo permiten. 
Pero es que además el circo estaba... sí! ¡vacío de gente!! Es lo malo que tiene esta sierra, que está al lado de Madrid y somos muchos los que vivimos aquí.  
Bueno, había algunos montañeros que ya bajaban y otros buscando no se sabe bien qué en las cumbres, con los frontales encendidos, pero en total serían unas 8 personas en la inmensidad del paisaje. Eran como pequeñas luciérnagas en la noche que daban algo de vida al paisaje helado.

Lo mejor es el silencio, la atmósfera quieta sin viento (menos mal). No sabemos si era por el esfuerzo o por el fenómeno de inversión térmica, pero lo cierto es que sentíamos bastante menos frío que abajo. 
Contemplamos la cumbre del Peñalara, la más alta de esta sierra, muy cerca y lejos a la vez, y a continuación los picos redondeados de las Dos Hermanas.

Rodeamos la laguna y nos dirigimos al refugio Zabala, iniciando una serie de subidas algo más empinadas. 
Ahí ya se notaba el cansancio, y en mi caso se habían aflojado las cinchas que sujetan las botas a las raquetas así que inauguré la temporada de caídas... Menos mal que Raúl, otro de los chicos de Geoexplorers, iba pendiente de mi porque creo que me caí hasta 4 veces, una de ellas metiéndome en el arroyo -medio helado, casi sin agua- que baja por esa pendiente. 

Aterrizé con los pies y raquetas en el lecho del arroyo así que no pasó nada, solo me asusté un pelín al ver cómo me deslizaba ladera abajo durante unos segundos! Fue un accidente a cámara lenta y luego repasándolo nos reímos :)

Contándoles esto a mis padres, al volver, ya que ellos han pateado muchísimo esta montaña en su juventud, mi padre me dijo que él se rompió el peroné precisamente en esa ladera, con una caída así. Y bajó apoyándose en mi madre y otro colega. Ains. 
Sí, las bajadas son lo peor!! 

Seguramente estáis esperando fotos pero... lo siento, decidí en el último momento no cargar con la cámara y el trípode y subir sólo lo justo y necesario, que bastante tenía con concentrarme en andar bien con las raquetas, no despeñarme y aguantar hasta... ¡¡las 2 a.m. que nos había dicho Pablo!! (ya, ya, que no, que terminamos a las 24.00 h). 

Lo mejor de todas formas es hacer una de estas excursiones y vivir el paisaje, el sonido de las raquetas rascando la nieve, el silencio, el frío que no lo es tanto en cuanto te mueves, y ese sentimiento de "estoy en otro mundo". Una experiencia preciosa y espectacular. ¿Cuándo repetimossss? 

Eso sí, id siempre con guía, no alquiléis sólo el equipo y os lancéis por ahí solos, que la montaña no es tontería

24.00 h. Llegamos al parking después de 3,5 horas de ruta y tras despedirnos de los chicos de Geoexplorers, tocaba ir al refugio a cenar y dormir. 

Habíamos reservado en el Pingarrón, a medio camino de Cotos y la estación de Valdesquí. Un sitio precioso desde donde admirar todo el valle de Rascafría y rodeados de las cumbres de esta parte de la sierra. 

Los compis de Viajandoenfurgo nos hicieron un tremendo favor acercándonos las mochilas repletas de comida, cerveza y agua (por este orden creo), sacos de dormir, ropa de cambio... ¡cuánto trajín para una noche! 


Debéis saber que en este refugio sólo hay una pequeña cocina que no se puede usar después de las 23.00 o 23.30 h., no hay agua potable, y las camas consisten en unas plataformas de madera con unas colchonetas sobre las que poner tu saco (bautizadas por nosotros como las "camas corridas"). 
Siempre que vayáis a pasar noche en un refugio de montaña, enteraos de qué servicios tiene y qué no, así como sus normas y horarios.  


Sábado


1.00 a.m. allí estábamos, compartiendo las tortillas, chorizos y salchichones, queso, delicias finlandesas y ucranianas, litronas de cerveza... cansados pero felices al amor de la estufa que el guarda Eduardo había dejado encendida y preparada para que no pasáramos frío mientras él desistía de esperarnos y se iba a dormir allí al lado 
¿Qué más se puede pedir? 



Refugio-1



2.00 a.m.  Mientras el cansancio ganaba la batalla y la conversación se extinguía, decidí salir a hacer unas fotos del paisaje. No era tan espectacular como la parte que habíamos hecho con raquetas pero igualmente estaba precioso, lleno de nieve y seguía iluminado por la luna, por supuesto, así que estrellas... las justas, pero precioso, precioso! :) 


Guadarrama-6


Guadarrama-3




Guadarrama-1



Guadarrama_RefugioPingarron-9


Guadarrama_RefugioPingarron-7



8.00 a.m. pues sí, tras 5 horitas en las que intenté coger el sueño, parar un concierto de ronquidos, y dormir, nos fuimos levantando y saliendo del saco para un nuevo día. 


Refugio-3


Guadarrama_RefugioPingarron-13

Lujazo de vistas del Valle de Rascafría desde el Pingarrón


Guadarrama_RefugioPingarron-11


Me levanté infinitamente mejor de lo que me imaginaba, sin dolores ni demasiado sueño. 
Desayuno, saludo a la mañana y el solazo espléndido, recoger y a correr... digo... a esquiar. 



Guadarrama_RefugioPingarron-12


Guadarrama_RefugioPingarron-21

Guadarrama_RefugioPingarron-17


Guadarrama_RefugioPingarron-14



9.30 a.m. Volvimos andando al puerto de Cotos -unos 20 minutos- ya con todo encima y hablando de viajes y proyectos, y nos fuimos a alquilar las botas y esquís de fondo, en la misma estación de tren de Cotos.  


Guadarrama-42


Para esta otra actividad no teníamos ni profe, ni seguro, sólo Denys y su imparable ritmo... aaaahhhh!!! 


Guadarrama-43


Yo en su día probé el esquí alpino, el "normal" como digo yo, y no le cogí el tranquillo. 
Debo de ser lenta en el aprendizaje de estos deportes y tener una torpeza innata en su práctica. Desde luego debería empezar por vencer los nervios y descontrol que siento con el mero hecho de ir sobre unas larguísimas tablas que parecen cobrar vida propia cuando se deslizan sobre el suelo.  
En fin, que como bien me han aconsejado, si algún día me decido en serio a practicar estos deportes será mejor que consiga un instructor para mi solita (que sea paciente) hasta que aprenda de una vez por todas. 


Guadarrama-35



Como digo, a pesar de la poca o nula confianza en mí misma decidí que lo iba a intentar, y ahí iba yo con la mejor de mis disposiciones... hasta que llegó la primera cuesta abajo y vi el primer trompazo de la compi Patricia. 
Me acojoné, así  de claro, y es lo peor que puede pasar, que vayas acojonado a hacer/ver las cosas.  

Guadarrama-32


Guadarrama-30


Empezó una mañana de pequeños éxitos y algunos trompazos, en lo que a mi se refiere. 

Guadarrama-26


De los éxitos, decir que cuando bajas con los esquís y manteniéndote en equilibrio mola muchísimo! Pero claro, en mi caso no duraba la cosa... y llegó un momento en que caí de frente, apoyando todo el peso en los dedos del pie. 
¡¡Hacía mucho que no lloraba de puro dolor!! 


Guadarrama-34


Guadarrama-37



Pero bueno, he sobrevivido que es lo importante, ja, ja, y realmente ha sido un gran fin de semana lleno de risas y nuevas experiencias, y a bajo precio... así que chicos, altamente recomendable!! 

14.30 h. Sí, sí, no me olvido... tras la paliza del esquí, el esperado cocido en Rascafría... ;)


Guadarrama-39



Guadarrama-40
Dando un relaxing paseo en Rascafría para bajar el cocido 


Guadarrama-44
Un brindis por MadTB y el gran fin de semana!! 



























Un abrazo al equipazo de bloggers de MadTB, sois la caña chic@s!! :-) 
A vosotros, lectores, os dejo aquí los enlaces a sus blogs, por si os apetece conocerlos más y mejor ;)

Algo que recordar

De ilusión a recuerdo

La mochila de mamá

Viajamos juntos

Viajando en furgo

Viaja por libre






Leer más...

BUSCA EN ESTE BLOG

Cargando...

LO MÁS VISTO DEL MES

Total de visitas