Translate

15 de septiembre de 2014

Lima, esa ciudad

Ubicación: Lima, Perú

Me acerqué a ella con mucha pereza. 
No porque no tuviera ganas, todo lo contrario pues estaba empezando un viaje, mis vacaciones, y no podía estar más contenta, pero... Lima me daba pereza. 
Lees un poco sobre su tamaño y distancias (100 km. de longitud!) y piensas madre mía, es enorme, no sé cómo lo voy a hacer si sólo tengo un día (o dos). 

De hecho, concentra casi el 30% de la población del país (8 millones de habitantes), y sufre un crecimiento indiscriminado durante kilómetros y kilómetros en las faldas de las montañas que la rodean. Son las llamadas "invasiones", o sea, chabolismo. 


Lima


Además, en lo que es nuestro verano, llegas y te encuentras con un cielo encapotado y gris-blanco que no tiene pinta de levantar en todo el día y la temperatura es fría a primera hora de la mañana. 
Parece que el ánimo lo tienes que poner tú al 100%

Lima


Pero luego no llega tanto la sangre al río, y está bastante bien empezar a conocer Perú y a los peruanos por aquí, por el principio :)

Hablando de ríos... el nombre de Lima, dicen, viene de Rímac que es el río que discurre por estas tierras, y a su vez Rímac es una palabra quechua que significa "hablar". 

Nos alojamos en el Barrio de Miraflores, la zona que muchos turistas escogen por ser más segura y tranquila que el centro histórico y también por tener un mayor número de servicios (oferta hotelera, restaurantes, tiendas, vida nocturna, etc.). 

Yo, no sé si por que había leído algún párrafo en la guía o por asociaciones que hice al nombre, me esperaba un barrio "bonito", con casitas o villas y jardines. 


Lima


Y... debía de ser así hace años, cuando aquí los que vivían era gente con dinero, con mucho dinero, pero con el tiempo se ha convertido en un barrio de clase media y las casitas o pequeñas villas han ido desapareciendo para dar paso a edificios de oficinas y pisos, algunos de bastante altura, de arquitectura moderna. Ah, los ricos se fueron a otro barrio (La Molina, nos dicen) en cuanto vieron que éste cambiaba. No vaya a ser que se contaminen. 

Miraflores se asoma al océano Pacífico, y esta es una de las mejores actividades que se puede hacer allí, ir a verlo (junto con la compra de artesanías y recuerdos para la vuelta, ya sea algo que os quedó pendiente o si sois de los que dejáis esto para el final del viaje). 

Lima



Paseamos al borde de los acantilados de arena, contemplando ése océano que yo veía por primera vez y que sin embargo casi no se dejaba ver, cubierto por las nieblas que se generan gracias a la corriente de Humboldt (como en la Costa de los Esqueletos de Namibia); nos tomamos un rico café en un modernísimo centro comercial que está allí mismo, encaramado en los extraños acantilados de arena, y dimos una vuelta por el Parque del Amor, un lugar al que van las parejas de enamorados y que se compone de bancos tapizados de poemas y citas sobre el amor, y el desamor.  

Peru-21


Peru-22

Lima

Lima


Bueno, en realidad esto lo hicimos ya más bien por la tarde porque... tras el vuelo nocturno de 12 horas desde Madrid, llegando al hotel a las 6 y pico de la mañana y sin poder acceder a la habitación, teníamos todo el día por delante y ganas de sumergirnos en la cultura peruana.  



Peru-1
Iglesia de La Merced


Lo primero era ver cómo llegar al centro histórico (Lima Cuadrada) sin quedar atrapados en los famosos atascos de la capital, aunque en realidad era sábado y por tanto no había que temerlos tanto. 

Enseguida averiguamos que se puede ir muy fácilmente en Metropolitano, que es una especie de Metro, pero en superficie. Circula por su propio carril en el centro de una autovía tipo M30 o M40, así como en las calles cuando se adentra en la ciudad. La línea que comunica Miraflores con las cercanías de la Plaza Mayor es la Línea C. 
Hay que comprar una tarjeta para poder acceder a los "andenes", que cuesta 4,5 soles (agosto 2014), y a partir de ahí recargas el dinero que quieres o prevés gastar (2 soles por trayecto, unos 0,60 €). 
Lo bueno es que no son tarjetas nominales, así que con una sola puedes recargar para varios billetes y entrar varias personas. 
Eso sí, en las horas punta los "metros" van realmente llenos pero... nada que no sepamos los que vivimos en ciudades grandes, y de paso puedes entablar conversación con la gente que te rodea. Realmente me pareció muy cómodo y eficaz :)

Otras opciones son el taxi (a negociar antes de subir, informando de tu destino), y también autobuses que van por las mismas rutas que los coches, y que seguramente tarden más tiempo por los desvíos y paradas que van haciendo, aparte del tráfico. 


Peru-5


Y... llegamos al centro histórico, dirigiéndonos enseguida a la Plaza Mayor de Lima, antes Plaza de Armas, la primera de este viaje pues todas las ciudades tienen una "plaza de armas", aunque en algunas como la de la propia capital ya no se llaman así oficialmente.

Las dimensiones son bastante grandes pero no tanto como para sorprenderte si pensamos en el tamaño de la ciudad. 

Es bonita, no digo que no, pero bajo el manto de los nubarrones se veía un pelín deslucida... 

Peru-6


Encontré también que estaba muy muy tranquila. Yo me esperaba más bullicio, más vidilla, más tipismo, pero quizá por ser sábado y bien temprano, estaba prácticamente vacía. 

Lo que había era mucha policía, algunos con escudos antidisturbios, cascos y demás "aperos", si bien en actitud relajada estaban apoyados en los muros de una de las esquinas de la plaza. 
Quizá estuviera prevista alguna manifestación porque en este mes de agosto los médicos y profesionales de la Sanidad andaban protestando por recortes y cierres de hospitales... ¿os suena? a mi sí. 

Peru-8


Dos de sus flancos están jalonados por arcadas que pueden dar cobijo de la lluvia o del sol. Sobre ellos, fachadas de color amarillo y grandes balcones coloniales de madera muy oscura y ricamente labrados. 
Los otros dos lados de la plaza están ocupados por los principales edificios de la ciudad, la Catedral y el Palacio Presidencial o Casa de Pizarro, en el que a media mañana se realiza un cambio de guardia muy historiado, con banda de música y todo. 

Peru-19


Lima


El centro de la plaza está ocupado por un parquecillo con una gran fuente y algunos bancos en los que sentarse a ver "la vida" pasar. 
Allí, cuentan, Pizarro clavó su espada en 1535 y puso la primera piedra de la que él llamó "Ciudad de los Reyes". 

Lima


Pizarro escogió este lugar por razones obvias: la comunicación por mar facilitaría los viajes a España. Además éste era un valle fértil, en el que los Marangas habían establecido sus cultivos aprovechando los ríos que allí desembocan. Un oasis en la costa desértica del Perú. 
Lo que no sabía Pizarro es que el invierno es largo, y que los movimientos tectónicos son el pan de cada día. 

Hablando de terremotos... un "detalle" que me llamó la atención fue encontrar carteles con una S grande señalando los espacios seguros en caso de sismo. Al principio veía alguno que otro en las columnas de las iglesias, pero poco a poco me di cuenta que estaban en muchísimos lugares, prácticamente en todos (restaurantes, hoteles, tiendas, etc.). Tranquilizador! 


Lima


Nos acercamos a la primera atracción, la Catedral, y nos enteramos que la entrada cuesta 10 soles + 30 soles el museo, además de tener que esperar a las 10 de la mañana que es cuando abrían. Mmm... algo nos dijo que no nos apetecía pagar casi 17 € a la Iglesia, que al fin y al cabo es la receptora, pero lo dejamos en suspenso para cuando volviéramos a pasar por allí a las horas en que estaba abierta a las visitas (ya os adelanto que desistimos, así que no os puedo contar de las tumbas de la familia Pizarro, que es uno de los principales reclamos del interior). 

Peru-9
Café Cordano, junto a la Casa de la Literatura  


Después de estudiar el mapa y las posibilidades del centro, decidimos encaminarnos hacia el Convento de San Francisco, el que alberga una gran colección de huesos y monjes en las catacumbas que funcionaron hasta el s. XIX.

Lima


Peru-10


Yo recordaba mi visita a las Catacumbas de los Capuccinos en Palermo, que fue alucinante, y tenía claro que esta sí era una visita que quería hacer. 
Está a un par de cuadras de la plaza, girando a la derecha desde la Casa de la Literatura, antigua estación de tren, por un par de calles peatonales.  


Peru-11
Iglesia del convento de San Francisco


Fe


Cuando llegamos nos encontramos con que la entrada a la iglesia es gratuita, pero no al convento y las catacumbas, que cuesta 7 Soles (sin derecho a fotos). 
Decidí claudicar y entrar por esa expectativa que llevaba en mi cabeza, junto con uno de mis compañeros. Una hora de visita nos llevó por las distintas estancias y los corredores alrededor del claustro principal. 

La visita se tiene que hacer guiada en alguno de los grupos que se van formando cada poco tiempo, alternándose en varios idiomas. Nos tocó escuchar las explicaciones en inglés, lo que no deja de ser irónico cuando estás en un país con tu misma lengua, je, je, pero por no esperar y de paso practicar el English... ;P  

Hacia el final de la misma, nos bajaron a las catacumbas donde hay un montón de "depósitos" de huesos, ordenados por tipo. No es lo que me esperaba, pero la visita global es muy interesante, destacando la antigua Biblioteca.


Lima

"Robado" de las catacumbas, para que os hagáis una idea ;)
  

Continuamos nuestro paseo por el centro, y esta vez ya deambulando sin rumbo fijo, a ver qué nos íbamos encontrando. Esto era en realidad lo que más me apetecía hacer porque es lo que el cuerpo pide el primer día en una gran ciudad, y en un gran país.


Peru-14

Peru-15

Peru-18


Peru-7
Guardia del Palacio Presidencial



Sin embargo, enseguida nos encontramos con el Convento de Santo Domingo de Lima. De nuevo había que pagar entrada excepto para visitar la iglesia, que es lo que hicimos. 
De la orden de los dominicos era el confesor de Pizarro (tendría mucho trabajo con este cliente...). Entre otros datos curiosos, en el convento está enterrada Santa Rosa de Lima, la patrona de América ni más ni menos, y junto a su cráneo, exhibido en la misma Iglesia, el de San Martin de Porres, que nació en Lima y era un mulato patrón de los barberos y de los bomberos. 

 
Peru-17



Peru-2

Peru-4



Más tarde decidimos ir al Mercado Central, a unos 10-15 minutos andando desde la Plaza Mayor. Allí sí había gente, y bullicio, y vida en la calle!! 

Un tipo nos dijo "no sigan más allá" al cruzarse con nosotros. No sé si era una advertencia por el potencial peligro de carteristas, o qué. Yo llevaba la cámara réflex colgada del cuello pero bien agarrada, y decidí guardarla en su funda por un rato. 

La verdad es que en ningún momento vimos ningún movimiento sospechoso, pero no era la primera vez que un limeño nos advertía de ello así que mejor no bajar mucho la guardia.  

Lima


Uno de los datos que más me han sorprendido leyendo después sobre esta zona, es que en el centro de Lima hay más de un millón y medio de vendedores (se dice pronto!) agrupados en el Fedeval, un sindicato que defiende sus intereses contra la municipalidad. No sé si el mismo sindicato, o anterior a su formación, el caso es que las iniciativas de prohibir la venta ambulante se han visto siempre frustradas. Esta actividad es el medio de subsistencia de mucha gente. 



Lima


El Mercado Central es una zona que abarca varias cuadras organizadas por tipos de comercio. Por ejemplo, estuvimos andando por la zona de tiendas de productos para fiestas (cumpleaños, la fiesta de los 15 años, etc., etc.) que abarcan desde los típicos globos y espumillones de brillantes colores, hasta trajes imposibles.

Las mismas calles desembocan en el Barrio Chino, que también andamos un poco y como todos los barrios chinos tiene su puerta tipo pagoda. 

No hay que olvidar que la colonia china del Perú se remonta a mediados del siglo XIX, cuando los hacendados de la costa decidieron "importar" una mano de obra barata y más dócil que los andinos para las plantaciones de azúcar y la explotación del guano (excrementos de aves). Traídos como esclavos, también representan el paso al estatus de ciudadanos libres, ya entrando el s. XX. 
Una gran pecualiaridad de esta población es su adaptación e integración en la cultura peruana. De hecho, muchos hablan quechua además de español, y sus propios dialectos (la mayoría, cantonés). 

En toda la zona hay un montón de restaurantes chinos que allí llaman chifas, en los que comer auténticas sopas de fideos y platos de tallarines, además de platos que fusionan la tradición de ambas orillas del Pacífico. 
Esta fue nuestra elección para comer ese día, así que por 12 soles incluyendo bebida (menos de 4€) nos apretamos un menú completo y de raciones enormes. Fue nuestra primera aproximación a los gustos del país en cuanto a cantidades!! :)



Lima


Lima


De postre, qué mejor que fijarse en lo que venden en el mercado y probar frutas completamente nuevas para mi, como el pacai. 


Lima

Lima
Fruta llamada "pacai", muy dulce y fresca aunque con poca carne (se come la parte blanca que cubre la semilla). Una vaina = 1 sol (te da para picotear bastante)





Finalmente, decidimos volver a Miraflores porque el cansancio ya hacía acto de presencia, y tras el paseo ya citado por el Parque del Amor y alrededores, acabamos cenando en uno de esos lugares que te alegras de haber descubierto (volvimos sin dudarlo en la siguiente ocasión): La Lucha

Es una "sanguichería" y sí, lo que venden son bocatas... deliciosos bocatas peruanos, en un ambiente moderno, ecléctico, joven y agradable, y a unos precios bastante asequibles. Además en las pizarras que decoran el lugar anuncian que la carne y papas que utilizan proceden de lugares cercanos. De hecho, el local está lleno de mensajes que hablan de valores, o cantan las alabanzas de la papa, del Perú...  junto con fotografías antiguas. 
Entre 4 y 5 € podéis comer bocata, patatas con salsas y cerveza (tercio).  


Lima



Aún recuerdo su especialidad "La Lucha", un bocadillo de lomo y queso peruano muy rico... y "El Preferido" que me gustó más aún, hecho con ternera guisada (con su salsa y todo), queso y palta (ahuacate). Aunque si tenéis mucho hambre, no dudéis en pedir el Sandwich Club! Por cierto, la atención y servicio impecables. De verdad, lo recomiendo al 100% si os apetece comer en este plan y andáis por allí :)

Lima

Y éste fue el primer día en Lima. El día siguiente comenzaba muy temprano para viajar a la región de Huaraz, de la que tenía muy pocas referencias y sólo por eso muchas ganas de conocer ;)
Leer más...

8 de septiembre de 2014

Perú en 3 semanas

Ubicación: Perú


Aún tintinea el sonido del quechua en mis oídos.

Aún puedo ver la sonrisa sincera y entrañable de muchos peruanos, su dulzura hablando y su disposición a la ayuda del visitante. 


Peru-50


Aún puedo ver el resplandor de los nevados de la Cordillera Blanca con sus picos de más de 6.000 m. de altura, desde Huaraz, o aún mejor en el Parque Nacional de Huascarán.


P.Nacional Huascarán
Vistas del P.N. Huascarán desde 4.800 m de altura



Aún puedo saborear los ceviches, la sopa levantamuertos, la pachamanca, la parihuela, el pato con arroz y huancaína, la palta o ahuacate, las papas a la huancaína, las sopas de quinoa, la Dieta de pollo (sopa), la chanca, los jugos de frutas recién hechos, la cerveza Cusqueña y la hoja de coca que permite que el soroche (mal de altura) sea más soportable, mascada y en mate. 


Perú-264

Cebiche o ceviche de camarones



Aún sigo sorprendiéndome con los ingenios de los Incas: construcciones inteligentes y que buscan la perfección sobre todo para sus dioses, cultura y religión de un imperio que absorbió saberes de sus conquistados (los chavín, los nascas, los paracas, etc.) y los utilizó reinventándolos y perfeccionándolos. Civilización de civilizaciones perdida por la codicia e ignorancia de sus conquistadores, los españoles de entonces. 


Islas Ballestas
El Candelabro de Paracas, bajorelieve


Aún puedo alucinar con la cantidad de carteles electorales que se ven sin cesar en pueblos y carreteras, la mayoría pintados a mano en los muros de las casas o corrales. Y ahí se quedarán hasta que el viento y el agua los borre, o los desdibuje. No sé si ganarán más o menos votos, unos frente a otros, pero el impacto visual es evidente. En octubre de este 2014 hay elecciones regionales y municipales, y la campaña ya está en auge 2 meses antes. Los nombres de los candidatos en cada pueblo y región pasan sin cesar ante tus ojos, en el camino, y se complementan con entrevistas en la televisión y mítines en los pueblos, precedidos por "caravanas" muy ruidosas de coches y camiones llenos de entusiastas seguidores. 
Los nombres de los candidatos, he de confesarlo, me resultaban muy graciosos, por inusuales en España: Palomino, Nonato, Popillos, Eutemio...


Chavín de Huantar


Y también sigo sorprendiéndome con la mirada ambivalente hacia el famoso Fujimori, su "chinito", hoy encarcelado por crímenes de lesa humanidad y por corrupción. 25 años le cayeron. Reconocen las barbaridades que cometió, y los robos que él y su segundo de a bordo realizaron... pero también reconocen que terminó con Sendero Luminoso y permitió que la locura de violencia quedase un poco atrás, aunque no creo que piensen lo mismo los familiares de los 15.000 desaparecidos, una cifra inabarcable en un primer momento, enorme. 



Aún sueño con el paisaje estremecedor que rodea a las ruinas de Machu Picchu, una de las maravillas que el hombre antiguo construyó en este planeta, y que es fascinante tanto en sí misma como por lo que le rodea. Una meca viajera que está fuera de discusión y que es infinitamente mejor que verlo en fotos, como suele ocurrir. 

Machu Picchu


Además he redescubierto el placer de viajar pudiéndome comunicar en el mismo idioma con la gente local. No es el mismo lenguaje, hay muchísimas palabras que aquí no se utilizan, pero entre unos y otros reconstruimos los lugares comunes y esto también lo hace más divertido sin perder por ello la ventaja del entendimiento. 

También recuerdo con cariño la retórica y facilidad de oratoria de los peruanos: discursos de bienvenida y despedida, de agradecimiento, aunque sólo compartieras unas horas con ellos. Discursos muy bien realizados, con las palabras justas, aunque nos suenen un poco rimbombantes. 

En fin, me sentía como en casa y a la vez en otro mundo diferente, exótico, nuevo, con posibilidad de muchos aprendizajes. 

Esto y muchísimo más ha sido Perú para mi. Una auténtica sorpresa en muchos sentidos. 

Un país realmente variado, en paisajes, gentes, usos y costumbres. 


Peruan's textile



Por todo ello, muchas gracias Perú!! Un destino altamente recomendable, no para un viaje sino para varios. Entra desde ya en mi lista de "lugares a los que volvería sin dudarlo". 

Región de Huaraz



En tres semanas, de manera muy resumida, con bastante caña y horas de carretera, he podido alcanzar a visitar lo siguiente:


  • Lima, la capital. 
  • El Callejón de Huaylas, con Huaraz y el Parque Nacional de Huascarán. 
  • Chavín de Huantar. 
  • Islas Ballestas y Reserva Nacional de Paracas, Pisco y el oasis de Huaccachina (Ica). 
  • Nazca y el cementerio de Chauchilla.
  • Arequipa. 
  • Chivay, Cañón del Colca,  y pueblos de la zona. 
  • Lago Titicaca: Necrópolis de Sillustani; Península de Capachica, isla Taquile e isla de los Uros, Puno. 
  • Cuzco. 
  • Valle Sagrado: Raqchi, Chinchero, Pisac, Urubamba, Maras, Moray, Ollantaytambo. 
  • Machu Picchu. 





Quedan pendientes muchos otros sitios de interés, no me cabe duda, y otros que repetiría sin dudarlo. Entre los que faltan: el Norte, con Trujillo a la cabeza, y la selva amazónica. 

Entre los que repetiría, prácticamente todos, pero desde luego la Cordillera Blanca y el Valle Sagrado de los Incas. 

Cosillas generales a tener en cuenta, antes y durante el viaje: 

  • Si viajáis en Julio-Agosto-Septiembre, tened en cuenta que en la mayoría de regiones las temperaturas son bastante bajas por la noche. Es "su invierno"  aunque en realidad corresponde más a una época seca frente a la de las lluvias. Durante el día el sol pega bastante fuerte (excepto en Lima que siempre está cubierto por nubes grises bastante horribles), y se puede ir en manga corta sin problemas, pero en los pasos de mayor altura, donde se alcanza los 4.000 m. o se acerca mucho, hará frío igualmente. La mejor opción: capas. 

Pampa nevada

  • Moneda: es el Nuevo Sol, y el cambio fluctúa mucho por días y también incluso por oficinas de cambio, según se sitúen más o menos cerca de los puntos turísticos. Los peores cambios son en fin de semana, cuando los bancos están cerrados, y en ciudades como Cuzco. Los mejores sitios, las oficinas de cambio. También hay cambistas en la calle pero no lo recomiendo por eso de "no airear los billetes", no vaya a ser que ande un ojeador por la zona, ya me entendéis... Para que os hagáis una idea, en Agosto de 2014, cambié un par de veces a 1€= 3,5 Soles (Lima), y a 3,6 soles (Arequipa), pero llegué a verlo a 3,7 soles.  
    • Los precios de muchas cosas se regatean, especialmente los taxis y los recuerdos o la artesanía. No lo que se vende en las tiendas (agua, refrescos, galletas, etc.), ni los restaurantes. 
    • Las entradas de los sitios a visitar oscilan entre los 3 y los 20 soles... me refiero a algunas ruinas arqueológicas y museos, pero los lugares más significativos como la Catedral de Lima, el Convento de Santa Catalina en Arequipa, o la Catedral de Cusco, ya suben hasta incluso 30-35 soles (que serían casi 10 €). Por supuesto Machu Picchu no la incluyo, es muchísimo más!! 

  • Wifi: en casi todos los hoteles y restaurantes hay wifi gratuito. Además en los primeros suele haber uno o dos ordenadores para conectarse a Internet también de forma gratuita. La calidad de las conexiones es otro cantar, según dónde, pero en general muy aceptable. 

  • Comer es más barato que en España, pero no demasiado. Depende mucho de la zona y su turismo, claro está. Los precios en Cusco son más altos que en la región de Huaraz o en la propia Lima, por ejemplo, donde comes muy bien por 3-4 €. En los mercados encontraréis frutas y jugos sin problema, y la alternativa de bocatas y empanadas para llevar está a la orden del día, pero no dejéis bajo ningún concepto de comer los platos típicos, tanto en restaurantes que llaman "turísticos" (también frecuentados por peruanos), como en los más populares.

Región de Huaraz

  • Hay muchas palabras, como ya he dicho, que son diferentes. Pero la mayoría de las veces ellos conocen la palabra equivalente en nuestro español, así que no suele haber mucho problema. A mi personalmente me lió mucho al principio, pero a medida que te vas haciendo con las nuevas palabras es divertido y enriquecedor ;) Ejemplos: 
    • Palta = ahuacate. 
    • Bloqueador = protector solar. 
    • Manejar y carro = conducir y vehículo.
    • Chancho = cerdo. 
    • Invasiones = chabolismo que crece sin control alrededor de las ciudades. 
    • Ají = pimientos, los hay que pican y los hay que no. 
    • Durazno = melocotón
    • Bebida helada = bebida fría (tenedlo en cuenta a la hora de pedir una cervecita o refresco, si queréis que esté bien fría. Si no tienen, os lo dirán). 
    • Y un gran etc. que dejo abierto para que lo descubráis vosotros mismos cuando vayáis.

Perú-264

  • La seguridad es mucho más que aceptable. Lógicamente hay que tener precauciones en las ciudades, sobre todo en zonas de mucha gente, como el Mercado Central de Lima o los mercados en general. Nos advertían sobre los que distraen a los turistas entablando conversación mientras otro mete mano a la cartera, pero en ningún momento nos ocurrió nada parecido. De todas formas, por si acaso, atención a la mochila y bolsillos en esos lugares. En puntos neurálgicos como la Plaza de Armas de Lima, o la de Cuzco, hay bastante "policía turística". 

  • La limpieza en las calles, locales y muchos hoteles es bastante más que aceptable. También suele separarse la basura, habiendo siempre los contenedores apropiados para ello. Hay cartelería recordando todo esto a los ciudadanos, así que la voluntad está ahí, pero las márgenes de orillas y lagos, y algunos paisajes como las pampas, están llenos de plásticos y envoltorios. Supongo (y espero) que con el tiempo lo lograrán. 

Chavín de Huantar

  • La altitud es un tema del que difícilmente os libraréis, porque buena parte del país es así. Hay varias soluciones: 
    • Soroche pills: en cualquier farmacia las venden, y hay muchísimas farmacias por cierto. Yo tomé una al inicio del viaje, y me fue bastante bien. La composición es muy similar a la aspirina. 
    • Hojas de coca: el remedio más natural y desde luego efectivo. No hay dificultad en encontrarla tal cual, la venden con un catalizador que es como un trocito de yeso hecho con una mezcla de cereales, y que se envuelve en las hojas para mascar. Así se potencian sus efectos. No os asustéis si se os duerme la boca, como si hubierais ido al dentista, y no masquéis como si fuera chicle, hay que hacerlo con calma... Os quitará el dolor y pesadez de cabeza. 
    • Mate de coca: también efectivo, pero no tanto como la hoja. Va muy bien tomarlo en el desayuno, tras la comida (mejora la digestión que también por la altura es más pesada), y entre horas. En los hoteles y albergues suele haber termo y bolsitas, o directamente hojas para hacer la infusión. La palabra "mate" se utiliza para cualquier infusión. 
    • Beber mucho líquido: la altura deshidrata, y desde luego lo mejor es beber agua, además de los mates o infusiones. Evitar el alcohol también es una buena idea, aunque una cervecita no hace daño a nadie, pero no por beber varias cervezas al día creáis que os estáis hidratando... todo lo contrario! Siempre hay que beber agua. Dicen que por cada subida de 1.000 m. hay que beber un mínimo de 1 litro.   Por cierto, de las marcas de agua mineral que probé... me quedo con San Mateo en primer lugar y Cielo en segundo lugar. 
    • Comer ligero: es una tarea algo ardua cuando te encuentras con las raciones pantagruélicas que sirven allí!! realmente no tienen medida, si lo vemos desde nuestro de vista, así que ya estáis avisados sobre la cantidad de platos que pedir, que por otro lado suelen ser muy completos, con guarnición de papas y verduras. No, hambre no vais a pasar, pero de verdad intentad no pegaros banquetes porque las digestiones son mucho más lentas y pesadas con la altitud y contribuyen al malestar general. 
    • Tomarse las cosas con calma: y no me refiero a que dejéis el estrés porque estáis de vacaciones, si no a que tenéis que olvidaros de andar a paso ligero o de subir cuestas y escaleras a buen ritmo. Acostumbraos a que el corazón se acelere por tonterías como agacharte y levantarte para coger algo de la mochila o para hacer una foto, o por subir un piso por las escaleras. Ni la coca te lo quita, así que calma! (de todas formas, con el ensayo-error os daréis cuenta). 

Región de Huaraz

  • Las fotos: suelen estar permitidas en todas partes, excepto en el interior de algunos museos e iglesias, generalmente lugares que son de pago. Algo ante lo que me rebelo en la mayoría de las ocasiones, porque si me obligan a pagar 6 u 8 € por visitar un lugar y me prohíben hacer fotos (sin flash, por supuesto), pues no me parece bien, es así de claro. Otra cosa es que sea una desaprensiva que tire fotos con flash con el daño que puede ocasionar a determinadas piezas, pero eso se puede controlar o vigilar. En un par de museos, por ejemplo, la conservación de las piezas era más que dudosa, ya os contaré (es una lástima), pero sí que tenían claro que no podías hacer fotos de ninguna manera. 
    • Con respecto a fotografiar a las personas, como siempre, hay que respetarlas. Si queréis hacer un retrato de cerca lo mejor es pedir permiso... si no, porque queréis fotografiar sin que posen, tirar de teleobjetivo o zoom y de manera discreta. Siempre os pueden decir que no, y me ha ocurrido varias veces, pero en general no es un país en el que haya problemas a destacar. 

Chavín de Huantar

  • La entrada a Machu Picchu hay que reservarla con el máximo de antelación posible, hablo de meses... y si queréis subir al Huayna Picchu, indicarlo en la reserva y cruzar los dedos para que os toque, porque sólo hay 200 plazas por día (de los 2.000 visitantes que se autoriza a entrar a las ruinas). Me tocó, y es una de las mejores experiencias del viaje, que siempre recordaré porque me sentí muy afortunada aparte de suponer un reto. Ojo, hay que entrar a las ruinas con el pasaporte, y también para subir al Huayna Picchu porque tiene su propia entrada, así que es muy importante que no os dejéis la documentación en el hotel! Para llegar a Aguas Calientes, el tren es la opción generalizada pero también es muy caro y hay que reservarlo con tiempo. La alternativa es llegar andando (un día) desde Santa Teresa. Y por supuesto, el Camino Inca, que son 3 días y que actualmente ha de ser organizado con guía y porteadores. Pertenecer al Patrimonio de la Humanidad tiene sus ventajas y sus inconvenientes. 
    • Para subir a las ruinas desde Aguascalientes, hay autobuses desde las 5 de la mañana, al módico precio de 19$ ida y vuelta. Suben y bajan sin cesar, cargando y descargando, así que no os preocupéis por que haya plazas limitadas/horarios a los que estar muy atento, no hace falta. Si queréis aseguraros de ver el amanecer arriba, tenéis que poneros a la cola aproximadamente a las 5 a.m., y si es un poco antes, mejor. Los billetes los compráis en una caseta justo al lado de la parada. Ah, los precios de bebidas y comida arriba son astronómicos, así que llevaos agua y algo de comer, aunque sea barritas energéticas o galletas. De todas formas, venden bocadillos para llevar junto a los buses, más baratos que arriba.  


Altiplano de los Buenos Aires


Quiero agradecer aquí a Hector Díaz Luna, peruano de Huaraz, licenciado en Historia, y guía de Chavín Tours, su amabilidad, sabiduría, consejos y profesionalidad en todos los sentidos. Ha sido un placer descubrir el Perú junto a ti, Hector :)

Gracias también a mis compañeros de ruta, gente con la que no podía haber tenido mejor compañía en este pequeño-gran viaje. Gracias por las risas, el compañerismo, el aguante, la puntualidad, etc. Es un gusto viajar con gente que comparte la misma pasión por descubrir y aprender. Va por vosotros también, chicos! 

En los próximos posts entraré en detalle, y espero que lo paséis muy bien y que esta crónica sirva para inspiraros ;)

Creo que sólo me queda decir... ¡que Viva Perú, carajo!!! 



P.D. Libros y Pelis recomendables: 

  • Libros: 
    • Lituma en los Andes, Mario Vargas Llosa.   
    • La ciudad perdida de los incas, Hiram Bingham.  
  • Películas: 
    • La Paloma de Papel, de Fabrizio Aguilar. 
    • La teta asustada, de Claudia Llosa. 
    • Madeinusa, de Claudia Llosa.  

Más artículos sobre Perú en este blog: 


Leer más...