15 de junio de 2015

Oasis de Omán

Ubicación: Interior, Omán



Salimos de las arenas de Wahiba, con más pena que otra cosa, y nos encaminamos hacia Nizwa haciendo el camino en sentido inverso a como suele hacerse... 


Ibra-4



Hoy íbamos a visitar algunos oasis, en busca de la historia antigua que siguió en realidad vigente hasta 1970. 
Antiguas ciudades con fama por sus torres y palmerales. 

Antiguas ciudades que hoy se van deshaciendo porque el adobe no se renueva y las lluvias se lo llevan sin remedio. 


Ibra-3


Oasis (allí donde el agua abre paso a la vida en el desierto, y donde el hombre desde siempre se ha afanado por cultivar sus huertos para sustento suyo y del ganado, para sobrevivir entre la arena y la roca...) que regalan sombra, frescor, y donde los mayores hacen sus paseos tranquilos aunque en realidad, según nos cuenta Amur, apenados por cómo ha cambiado la vida. 


BirkatAlMuz-5


Ancianos que les ha tocado transportarse de un siglo a otro en un suspiro. Ancianos que no conocieron el agua corriente, ni los baños de porcelana, ni siquiera la luz eléctrica, ni el teléfono... que crecieron en un mundo medieval que rendía pleitesía a sus señores feudales y absolutamente locales... esos ancianos hoy andan por los caminitos de los oasis con semblante triste, agachados por el peso de los años, de la vida, y apartándose molestos ante la invasión de los enormes 4x4 último modelo que llevan a los (menos mal que pocos) turistas como nosotras. 



Ibra-2


Volviendo a los pueblos antiguos. Hacemos una primera parada en Ibra, y en concreto en la parte de Sfal, conocida por sus 10 torres de vigilancia... todo un aviso para los extraños! 
Paseamos entre las ruinas, absolutas ruinas, de los antiguos palacios de los señores del lugar. Los muros aún lucen celosías de barro, decoraciones preciosas, puertas que fueron lujosas, señoriales, imperiales, qué sé yo. 


Ibra-1


Es fácil adivinar la opulencia, y fácil entristecerse ante el destrozo del tiempo. Me gustaría encontrar la puerta del tiempo que me llevara a cuando allí vivía gente y todo este mundo estaba vivo, aunque sólo sea para dar un paseo, tomar un té a la sombra oyendo el agua de la fuente correr y el murmullo de ellas y sus quehaceres por la casa, y de ellos y sus conversaciones. 


Ibra-5


Ibra-9


Pero me contento con imaginármelo y también con disfrutar intentando realizar fotografías que sean bonitas y que muestren lo que veo, a pesar del fuerte contraste que el sol imprime a esas horas cercanas al mediodía. 

Deambulamos entre los patios hoy castigados por el sol. Enormes arcadas de adobe, y restos de los hasta 3 pisos que tenían algunas de estas casas y templos, nos asombran. Y a mi, por encima de todo, me sorprenden una y otra vez las viejas puertas traídas de Zanzíbar, quizá de la India. 


Ibra-6


Ibra-7


Ibra-8


Ibra-13


Ibra-10


Ibra-12


Ibra-14


Ibra-15


Auténticos tesoros que dejamos atrás para continuar. La carretera nos sorprende con la (para nosotras) curiosa imagen de un camello transportado en la trasera de una pick-up. Está ahí, tranquilo, viajando. De vez en cuando nos mira fijamente. Qué sentirá el animalito, me pregunto yo...


Ibra-16


Y entonces llegamos a Birkat Al Amuz o Almouz, la "alberca de plátanos" según nos dicen que significa este nombre que fácilmente podemos olvidar... pero no el paisaje, el imponente palmeral, y los restos de Birkat encaramados en la ladera de la montaña. Esto no se olvida fácilmente. 

BirkatAlMuz-13


BirkatAlMuz-2

BirkatAlMuz-4


En cuanto bajamos y cruzamos los huertos bajo la sombra de las palmeras, cruzándonos otra vez con algún anciano de mirada perdida, comienza otro paseo de exploración entre el silencio de las ruinas. 
Es un poco distinto, y a la vez es muy parecido a Sfa... aunque aquí las calles están llenas de cascotes y se me antoja que estoy pisando un escenario de guerra reciente o algo así. 


BirkatAlMuz-7


BirkatAlMuz-8


Nos internamos en una de las casas y subimos a la primera azotea. Hay un piso más, pero Amur nos pide que esperemos hasta que él compruebe si el piso es seguro. Vuelve al cabo de unos minutos y nos dice que no, que las últimas lluvias lo han debilitado. 
Entonces me doy cuenta de que realmente pisamos ruinas e incluso podemos estar en peligro, y bajamos poniendo más cuidado en dónde pisamos. 
También me doy cuenta de que quizá dentro de muy pocos años, si no se pone remedio, estas casas serán ya irreconocibles. Cada año cae un muro, una escalera, un techo, y cuando te quieres dar cuenta sólo queda un montón de arena y piedras. 


BirkatAlMuz-9


BirkatAlMuz-6


BirkatAlMuz-10


En alguna casa aún hay enseres colgados de las paredes. Cestos de palmera siguen esperando a que sean llenados de dátiles, como antaño, y quizá sea eso lo que aumenta la sensación de estar en un sitio abandonado por algún suceso dramático como sólo una guerra puede serlo. 


BirkatAlMuz-11


BirkatAlMuz-12


Hay dos núcleos más de casas derruidas en Birkat Al Mouz pero decidimos irnos porque aún no hemos comido y la promesa de Nizwa está al alcance de la mano... quizá la ciudad más bonita que pisamos en Omán y con permiso de Muscat. Pero esta es otra historia que merece ser contada a su tiempo :)





Leer más...

8 de junio de 2015

Lagos de Etiopía

Ubicación: Langano Lake, Etiopía

Probablemente Etiopía "no suene a lagos", pero en este país hay unos cuantos!! 

Dejando de lado el Lago Tana y el Lago Chamo, de los que ya os he hablado en este blog, hoy quiero hablaros de los lagos Shala, Abyata y Langano






ShalayAbyata-1


Los tres se sitúan muy juntos, a poco más de 200 km al sur de Addis Abeba, alrededor de la carretera que se dirige casi en línea recta hacia la frontera con Kenia. 
Una excelente parada ya sea al bajar hacia las tierras de las tribus del Sur, o bien al volver a la capital. 

Estamos en el centro del Valle del Rift, la famosa depresión o gran cicatriz que recorre casi medio continente africano de norte a sur, y en un Parque Nacional. 


Langano-8



Los lagos Shala y Abyata están llenos de vida. Flamencos, ibis, pelícanos blancos, peces que son capturados con redes a pie de orilla... y en el Shala, fuentes termales. 

Sí, es una zona volcánica y de hecho las orillas de los lagos así lo demuestran con las rocas porosas que rodean tal cantidad de agua. 

Lagochit-1


En las fuentes, a unas decenas de metros de la orilla, el agua sale a borbotones a temperaturas muy altas y se derraman en el lecho que ella misma ha creado hasta llegar al lago, donde se funde con el resto del agua. 

Lagochit-2


En sus charcos y curso, los etíopes van a lavarse y a curar sus males pues les atribuyen propiedades sanadoras para todo tipo de enfermedades, y el vapor de agua apoya un paisaje soberbio, dándole un aire de cierto misterio, quizá de "suceso" porque parece que hay un pequeño incendio en alguna parte. 


Lagochit-5



Un señor envuelto en su shama camina elegante. Parece un noble, un rey.  
Un poco más allá, jóvenes musculosos se enjabonan con energía, y una mujer solitaria está acuclillada, pensativa, en el agua.   


Lagochit-3


Lagochit-4


Lagochit-6


Lagochit-7


También hay niñas lavando ropa y hombres de campo conduciendo a sus vacas mientras montan sobre sus caballos. 


Lagochit-8


Lagochit-9


Lagochit-10



Nos acercamos a la orilla para ver de cerca a un grupo de flamencos, pero en cuanto advierten nuestra presencia, por muy silenciosa que sea, se apartan, se van. No están demasiado lejos de los humanos que hacen sus quehaceres diarios, pero quizá detecten que nosotros no somos como ellos, sino diferentes. Quién sabe :)


Lagochit-11



Lagochit-12


En el lago Langano, unos kilómetros más al norte, pasamos un par de noches entre lluvias torrenciales en el Wenney Eco-Lodge, conformado por cabañas de troncos y techos de paja alzados del suelo en una plataforma, dispersos en el terreno boscoso. 

Langano-3


Tan dispersos, que sólo estaban unidos por casi invisibles senderos que por la noche había que buscar a cada paso... o bien algún vigilante que no veías por la negrura de la noche, su piel y su vestimenta, te salía al paso para reconducirte, je, je. 


Langano-5


El agua del baño venía directamente del lago, de color marrón, y la luz no siempre venía (igual que en los no ecológicos). 
Dicen que hay zonas planteadas para el turisteo, con su playa de arena y todo, pero yo no vi nada de eso. Menos mal. 

Dicho esto, el Langano es otro lago inmenso, del que es difícil distinguir la otra orilla y que está rodeado de bosques primarios habitados por muchos tipos de aves huidizas, águilas africanas, algunos monos... 


Langano-11



Langano-10


Una mañana nos levantamos muy muy pronto para ir a observar las aves al amanecer, en compañía de un guía local. No tuvimos demasiada suerte, quizá porque hacía algo de frío y estaba un poco lluvioso. 

Langano-9



Langano-6


Langano-7



Más tarde llegó el torrente manando del cielo y poco podíamos hacer más que contemplarlo desde las cabañas en las que nos alojábamos, o desde el bar donde nos tomábamos unas St. George (cerveza local)-qué remedio, ji, ji-. 


Langano-2


Langano-1


Bueno, también salimos corriendo a recuperar la ropa que habíamos dado a lavar, ya que nos quedaba casi la mitad del viaje por delante. 
Estaba empapadísima, era ropa de abrigo porque en nuestro Agosto este país es bastante frío al tener altitudes de más de 2.000 metros en muchas zonas, y en fin... hicimos lo que pudimos, incluyendo convencer a los del lodge para encender una fogata por la noche ante la que poner a secar la ropa. 
No conseguimos que se secara del todo, y sí que se impregnara del humazo, pero con todo y con eso, estar sentados un par de horas ante el fuego, dejándonos hipnotizar por sus llamas, mientras las imágenes del atardecer en el lago seguían bailando en nuestras mentes, o filosofábamos de unos temas y otros, fue fantástico. 

Y el lago nos despedía y saludaba con el silencio que se requiere en esos paisajes y los colores que se esperan...


Langano-4
Leer más...

LO MÁS VISTO DEL MES

Total de visitas