Translate

26 de enero de 2015

Islas del Lago Titicaca

Ubicación: Taquile, Perú


Nos adentramos en las aguas del Lago Titicaca, esta vez en barca a motor, y enseguida somos testigos del tamaño y también del clima caprichoso que hacen de éste un lugar extremo para vivir. 


Isla de los Uros


Las aguas calmadas de la tarde anterior, vistas desde la costa de la Península de Capachica, engañaban. 
En el mismo día el viento hizo acto de presencia, con él las olas y el balanceo de la barca, el frío, la lluvia y el Arco Iris, el sol y el calor y finalmente de nuevo el frío pero esta vez intensísimo, haciendo que la temperatura cayera en picado. 

Empezamos dirigiéndonos  a la Isla Taquile, una de las más visitadas del Lago. Tanto es así, que cobran entrada a los turistas! 

Isla Taquile


Sí, sí, al bajar en el muelle hay una taquilla y por ahí hay que pasar quieras o no, antes de emprender la subida hacia el pueblo. Al menos no es muy caro, tan sólo 8 soles (menos de 3 €) y puedes pasar el día entero e incluso quedarte a dormir. 

Isla Taquile


La subida al pueblo cuesta un poco, no en vano seguimos estando a más de 3.800 metros de altura, y hablamos de un paseo de algo más de 30 minutos. Dicen que hay 533 escalones. 
El camino, empedrado, es seguido tanto por turistas como por locales, hombres y mujeres que aquí también visten sus ropas tradicionales aunque me pregunto hasta qué punto no es una pose para el turismo. De hecho, muchos niños no van vestidos así.  

Isla Taquile

Ellos, con pantalones, fajín, chaleco negro y un gorro de lana terminado en borlas. 

Si os fijáis, os daréis cuenta que es la indumentaria tradicional catalana, sí, herencia del conde Pedro González de Taquila. Pero los hombres aquí son famosos por sus tejidos. No me refiero a los de telar, esos siguen siendo tarea de las mujeres, sino a los tejidos hechos con agujas de punto. Precisamente los gorros son su especialidad y deben saber hacerlo desde pequeños. 

Isla Taquile

Isla Taquile



Ellas, con un manto negro en la cabeza, hace tiempo que abandonaron el uso del sombrero como en otras zonas del Titicaca. Siguen llevando las sayas o grandes faldas de la época colonial, de vivos colores en las festividades (la noche anterior había habido fiesta), y negras en el día a día.  

Isla Taquile

Isla Taquile

Sólo desde 1970 los taquileños son propietarios de sus tierras, que cultivan de manera comunitaria y junto con la pesca y el turismo, se ganan la vida las 400 familias que allí habitan. 

Isla Taquile


Taquile es bastante escarpada, aunque la mayor parte del terreno está aprovechado al máximo con bancales de cultivo, pulcramente divididos con vallas de piedra. 

Isla Taquile



Isla Taquile


Isla Taquile
Haciendo amigos de camino al pueblo... 

La plaza del pueblo tiene poco o nada de arquitectura tradicional y la mayoría de las casas lucen tejados de chapa y zinc. La modernidad, el turismo, les ha llevado a ser más ¿prácticos? 

Isla Taquile
Esta iglesia es casi el único vestigio de arquitectura tradicional de la plaza


Isla Taquile
Por si alguien necesita saber a qué distancia estamos de... 


Pero los senderos están muy cuidados, son bonitos y cómodos y el intenso azul del lago está siempre visible, incluso bajo las amenazantes nubes. A nada que subes en altura, desde la misma plaza del pueblo, las vistas son fantásticas

Isla Taquile


Un detalle muy curioso, una muestra de la capacidad de reciclaje que tenemos los humanos, si nos ponemos a ello: con las suelas de goma de las zapatillas se puede ingeniar un cierre para las cercas de madera, cuidando así de que el ganado no se desmande (al ser elástico, las bisagras de goma "tiran" de la puerta y la mantienen cerrada). 


Isla Taquile


Decidimos hacer un poco más de ejercicio antes de comer, y subimos al punto más alto de la isla, un santuario, un lugar ancestral dedicado a las ceremonias de la Pachamama. 

La hoja de coca y un ritmo calmo me ayudó bastante, y no nos llevó más de 35 o 40 minutos. 

Isla Taquile


Por el camino, observo cómo las mujeres van saltando las vallas de piedra para atajar su itinerario, o andan faenando en sus parcelas. También los hombres, aunque en general todo está muy tranquilo y no hay demasiada gente a la vista. 

Isla Taquile


Isla Taquile



Isla Taquile
Entrada al santuario de Taquile, donde todos los años la comunidad sube a hacer sus ofrendas para pedir buenas cosechas a la Pachamama


Isla Taquile


Isla Taquile
Un halcón silencioso estuvo un buen rato posado en la zona más sagrada del santuario, ajeno a nuestra conversación... o no. 


Isla Taquile



Isla Taquile


Al bajar tomamos otro camino, el que sale a la derecha del acceso al santuario, y unos minutos después nos encontramos con una construcción de piedra muy antigua. 

Isla Taquile


Es arquitectura Tiahuanaco, una cultura preinca del lago. Se cree que era un templo y que hay tumbas cerca, así que por lo visto los habitantes de la isla lo suelen evitar. 

Isla Taquile

Isla Taquile
Vigas de piedra, impresionantes! 



Isla Taquile


Volvemos al punto de partida, la plaza, y entramos a comer en uno de los dos restaurantes que hay a la vista. Optamos por la tortilla taquileña y la sopa de quinoa, que junto con la bebida nos sale por 25 soles, y tras curiosear un poco en el mercado de artesanía, un hangar de cemento en el que exponen los tejidos de la isla (muy caros), nos vamos porque antes de ir a Puno queríamos ver la famosa isla de los Uros. 

Isla Taquile


Isla Taquile


De nuevo en las aguas del Titicaca, no os he contado aún que Titi significa puma, y Kaka (pronunciado "jaja" en quechua) significa piedra o gris, así que Titikaka quiere decir "puma de piedra" o "puma gris". 


Tras un rato de navegación, llegamos al territorio de la totora, el junco acuático que crece en la Bahía de Puno y con el que los Uros construyen sus islas, sus casas, sus barcas y prácticamente todo lo que se os ocurra. Incluso se comen la raíz, que sabe a caña y es rica en almidón y flúor. 

Isla de los Uros

Isla de los Uros


Nos adentramos en un laberinto de canales, rodeados de juncos, y unos 10 minutos después empiezan a aparecer las primeras casas y barcas en las orillas. 
Es un paisaje extraño y bello, pero a la vez tiene un punto raro... Hay barcas recién construidas con formas de animales. Hay carteles anunciando "tours", y hay gente, uros, que se acercan a la orilla y nos hacen señas para que vayamos a su isla. Uy, uy, uy, qué turístico todo, una especie de parque temático, una realidad paralela dentro de la real. 


Isla de los Uros

Isla de los Uros


Los uros dicen que vinieron del Amazonas hace 12.000 años, escapando de los caníbales. Aprendieron a sobrevivir en el lago construyendo sus propias islas, flotantes, de unos 2 metros y medio de altura.  Se llaman a sí mismos "kot-suña", los que sobreviven a las inundaciones y también, igual que otros pueblos de la Tierra, dicen que no son humanos puesto que son anteriores a ellos.

"Nosotros, los otros, los habitantes del lago, no somos hombres. Ya estábamos aquí cuando llegaron los incas, antes de que el creador de los hombres (aimaras, quechuas, blancos) los hiciera, antes de que el sol alumbrara la tierra. Entonces, cuando el Titicaca era muchísimo más grande que ahora, nuestros antepasados ya vivían aquí. No somos hombres, nuestra sangre es negra, por eso no se puede helar, por eso no sentimos el frío de las noches del Titicaca. No hablamos idiomas humanos y los humanos no nos entienden, nuestras cabezas no son como las de los indios, nosotros somos más antiguos que ellos..." 


Isla de los Uros



Todas las islas se ubican en el área del totoral porque si no se los llevarían los vientos y quedarse a la deriva puede ser un problema, aunque hoy en día me imagino que hay algún recurso para rescatarles. 

En la actualidad hay unas 70 islas, habitadas por unas 300 familias, pero algunas de ellas están hechas ex-profeso para el turismo. 
Dicen que el 30 o 40% de ellos no salen de las islas nunca, mientras que los niños están todos escolarizados en tierra firme, y sí, otros han emigrado a tierra firme y vienen a trabajar cada día. 


Isla de los Uros


Cieza de León, el cronista de Pizarro, describió a este pueblo como "seres deformes, proto-hombres". En cambio, Garcilaso de la Vega los describió de manera totalmente contraria... Sea como sea, son conocidos como los conquistadores del Lago Titikaka. 


Isla de los Uros


Entrar en el totoral y cambiar el tiempo fue todo uno: viento, frío intenso, de hielo, nubes realmente amenazadoras... Nos tocó "soportar" la explicación de cómo construyen sus islas y casas con una maqueta hecha también de totora, arrebujados como podíamos en las mantas que ellos mismos sacaron de sus chozas. Después, tiempo libre para dar una vuelta por los escasos metros cuadrados de sus posesiones, a la par que ellos montaban rápidamente varios puestos de souvenirs y nos instaban a comprar algo. 

Isla de los Uros

Isla de los Uros
Empieza la explicación de su modo de vida sobre el agua, con una maqueta... esta es la base como la de la isla sobre la que flotamos en esos momentos. 

Isla de los Uros


Isla de los Uros
Jovencito uro, en su casa


Isla de los Uros


Una pareja de ancianos, supongo que los abuelos de la familia, soportaban el frío mientras trataban de animarme a comprar un colgante o algo así. Pocas veces lo hago, pero al final compré más por lástima de aquella pobre pareja de abuelos, mal abrigados, que trataba de ganar unos soles. 

Isla de los Uros

Isla de Uros


Así que sí, lo de los uros me dejó una impresión de sitio excesivamente turístico, y lástima por ello, pero quizá no podemos pretender que el mundo siga siendo un sitio auténticamente flocklórico para cuando lleguemos nosotros ¿no? 

Uro's woman


Isla de los Uros


Después de esto, nos fuimos a Puno, la capital del Titikaka peruano. Casi caía ya la noche y justo cuando bajamos de la barca empezó a llover y fue a más por momentos. Yo me encontraba mal, realmente me había enfriado en la isla de los uros y ya llevaba unos días acatarrada así que esto me remató y decidí no salir del hotel, ni siquiera para dar una pequeña vuelta y ver qué pinta tenía Puno. 
No sé si habría visto mucho, ya que la lluvia llegó a inundar la calle. En cuanto paró, eso sí, nos enteramos de que era la calle "de marcha" de Puno y siendo fin de semana, hubo jaleo toda la noche!!

Un último dato, para que os hagáis una pequeña idea del tamaño de este lago. Se tarda tres horas y media en llegar a la Isla Taquile desde Puno. 



Leer más...

22 de enero de 2015

Qué ver en el Valle de Tena

Ubicación: 22630 Biescas, Huesca, España


Quizá te plantees una escapada a la montaña y no sabes bien por dónde tirar... 

En el Pirineo oscense (Huesca) hay mucho, mucho que ver! En otoño, invierno, primavera y verano, así que hoy os voy a hablar del Valle de Tena.

Esta es una preciosa opción para ir a perderse un par de días! 




Lo primero ¿dónde alojarse? Pues en mi caso, como iba de invitada por una amiga, estaba claro: en el camping Valle de Tena. Está al poco de entrar por la carreterilla que lleva al pueblo de Biescas (N-260a), en la margen izquierda en dicha dirección. 

La verdad es que es una estupenda opción, más barata que otras opciones y seguramente con plazas libres si es una escapada improvisada.

Biescas-1
El Valle de Tena desde la gasolinera que hay a la entrada del mismo
  

Nosotros fuimos a primeros de Diciembre, cuando el frío ya aprieta a base de bien, pero tened en cuenta que en este camping (y por lo que tengo entendido en otros de la zona, también) hay bungalows de madera con todas las comodidades necesarias, empezando por la necesaria calefacción
Además, los servicios públicos: baños, duchas y fregaderos, están francamente bien. Muy limpios (pasan varias veces al día), muy calentitos, con enchufes y en general comodidad a tope así que esto ya no es una excusa. Cuando lo vi, recordé aquellos camping que frecuentaba con mis padres hace ya unas décadas, tanto españoles como de otros países (Turquía, Yugoslavia, Grecia, Italia, etc.), y realmente las cosas han cambiado mucho, para mejor. 
También tiene una pequeña tienda y una cafetería que sirve comidas. 
En fin, que no quiero dar más publicidad pero como la experiencia estuvo muy bien, pues quería recomendarlo. 

Empiezo a hablaros ya de una vez del Valle y sus atractivos... 

Este es un valle alpino o glaciar, con una carretera central que parece se va a hundir entre las verticales laderas que se alzan a ambos lados. 

Las cumbres, las más altas al fondo, lucen preciosas desde todos los ángulos... así que hay que hacer un esfuerzo por no perderte lo que hay "abajo", je, je. 

El pueblo de Biescas es uno de los primeros en aparecer, atravesado por el río Gállego, me recordó en cierta forma al de Ochagabía, en el Pirineo Navarro. 

Biescas-3

Biescas-14


Era esta una encrucijada de calzadas romanas... sí, sí, los romanos anduvieron por aquí, y más tarde los caminos reales. Porque aquí estaba (y está) el único puente que permitía cruzar el río. 

Biescas-15


Se nota que el pueblo se ha ido renovando poco a poco, a medida que la oferta de turismo y servicios ha crecido, mientras la actividad agrícola y artesanal ha decrecido. Pero aún tiene muchos rincones que conservan el sabor antiguo de un pueblo medieval y pirenaico. 

Biescas-8


Biescas-9



Biescas-12


No hay que dejar de subir al mirador de la iglesia de San Salvador, una de las dos iglesias (en cada margen del río) que tiene, porque desde allí la panorámica del valle y las cumbres cercanas es magnífica, y en la puesta de sol ni os cuento... mejor os lo muestro ;)

Biescas-4


Biescas-6



Saltamos al otro extremo del valle y llegamos al precioso Sallent de Gállego, probablemente el pueblo más bonito (de los que he visto, al menos, en Tena). Además de ser el punto de partida del 
Camino de Respomuso, una excursión de la que ya os he hablado. 

ValleTena-2

La Sarra-1


SallentdeGállego-9


El pueblo se extiende de forma ondulada por la ladera, resguardado del frío y los altos picos que le rodean. Junto al parking hay un puente romano y ése es el camino hacia el centro del pueblo, desde donde la iglesia nos mira orgullosa. 

SallentdeGállego-2


SallentdeGállego-6


SallentdeGállego-11


SallentdeGállego-13


SallentdeGállego-14


Aunque hay bastantes sitios para comer, si es un puente o festivo es probable que os quedéis sin catarlos por  la cantidad de gente que va, pero siempre podréis comprar o llevar cosillas y comer en alguna de sus plazas con un almuerzo improvisado. O bien, reservad antes! 

ValleTena-3
Vistas desde el embalse de Bubal

ValleTena-1



Continuamos hasta el embalse de Búbal, al encuentro de otro pueblo y otra posibilidad de gran atardecer, Tramacastilla de Tena. Vaya con el nombrecito... no lograba aprendérmelo!! 


TramacastilladeTena-3


Este pueblo sí se nota que ha cambiado mucho. Muy muy arreglado, las casas de piedra que respetan la arquitectura de antaño lucen nuevas e incluso lujosas. Hay mucho edificio de apartamentos y casas de segunda residencia y en fin, parte del encanto del pueblo se ha perdido desde mi punto de vista. 
Pero Tramacastilla tiene un tesoro que puede incluso eclipsar a Sallent de Gállego... un mirador al que se accede por la parte trasera de la iglesia que nos da la bienvenida. Hay alguna indicación así que no es fácil perderse. 

TramacastilladeTena-2


TramacastilladeTena-16


TramacastilladeTena-11


TramacastilladeTena-14


Tras subir un sendero estrecho y algo empinado entre vegetación, accedemos a una pequeña explanada desde donde hay magníficas vistas del Valle y las cumbres que lo rodean. El mejor punto de vista de los que visité, así que para mi es una parada obligada. 


TramacastilladeTena-6



Si hacéis coincidir la visita con el atardecer y no hace muy mal tiempo, la boca se os abrirá de asombro sin remedio, como fue nuestro caso :)


TramacastilladeTena-8



Continuamos bajando por el valle y de nuevo nos encontramos con el embalse de Lanuza, junto al que pasamos al subir, y el pueblo que se sitúa en su orilla. Este es el escenario -nunca mejor dicho- del Festival Pirineos Sur que todos los veranos organiza durante un par de semanas buenos conciertos de músicas de todo el mundo. 
El pueblo estaba abandonado cuando esta iniciativa echó a andar, y desde entonces se ha ido recuperando y repoblando. 

Lanuza-1

Embalse de Lanuza

Lanuza-2



Hasta aquí mi relato del Valle de Tena, unas pinceladas para que os inspiréis y os apetezca ir... Decir que me costó bastante encontrar información y fotos, antes de ir, lo cual es bueno porque te sorprende y no tanto porque no te permite alimentar las ganas, je, je. 
Otro día os hablo de la Jacetania, muy cerquita! Mientras tanto... espero que os haya gustado :)


Leer más...